Es de noche, pero las ciudades no parecen dormir y sus miles de luces nos alumbran para que sigamos con la actividad, para que nuestra jornada acabe cuando nosotros lo decidamos y no cuando la naturaleza lo imponga. Luces y más luces nos rodean, y por ello es importante aprender a fotografiar luces y ráfagas, para que la fotografía nocturna no se nos resista y le saquemos todo el partido posible. Sin embargo, no hay una fórmula exacta que nos asegure la foto perfecta, sino que todo depende de la luz que nos rodee, de la rapidez del tráfico o de los resultados que tengamos en mente; y de nuevo hay que aprender a base de ensayo y error, aunque sin duda sirve de ayuda disponer de ciertos valores desde lo que partir:

Raw

da3e9f8e7c222a96d9877f766a6b3349

Disparar con mucha luz artificial puede dar lugar a todo tipo de matices de color, por lo que es importante conseguir un correcto balance de blancos, y resulta que fotografiar en RAW nos permitirá tener un mayor control durante el trabajo de posproducción (todo buen fotógrafo ha de hacerlo).

Enfoque manual

Cuando la luz es escasa, el enfoque de la cámara puede tomarse su tiempo para hacer su trabajo correctamente, por lo que al pulsar el disparador no tirará la fotografía directamente, lo cual no nos conviene. Para evitar este posible problema lo que tenemos que hacer es enfocar manualmente, pues así nos aseguramos de que el foco se centre en esa parte más fuerte de la imagen.

ISO

481561f49d600430e56d0ce42087ff24

Fotografiar las luces de la noche es complicado, y lo último que queremos es mucho ruido en nuestra imagen, por lo que para evitar este problema tenemos que ajustar el ISO lo más bajo posible.

Velocidad de obturación y apertura del diafragma 

838eee947024fafe4d35d4dd4588cf33

Aquí, la clave, como ya dijimos más arriba, es el ensayo-error, aunque podemos guiarnos por ciertos parámetros establecidos. Lo recomendable es utilizar una velocidad de obturación de entre 10 y 20 segundos y una apertura para el diafragma de f/8, aunque por supuesto tendrás que modificar este rango dependiendo de los resultados que vayas obteniendo. Si las imágenes están sobreexpuestas hay que cerrar el diafragma (subiendo el número f), mientras que si están subexpuestas tendremos que abrirlo (disminuyendo f), aunque no podemos olvidar que esta apertura se va a reflejar en la profundidad de campo, disminuyendo si tenemos que utilizar una apertura mayor. ¿Difícil? Eso solo jugar.

Histograma

72bdf8510b18dd8615958988039cff55

Una fuente de luz demasiado intensa puede provocar que la imagen se queme, o que haya partes demasiado brillantes que desvíen la mirada de los puntos que queríamos resaltar. Para controlar, y por tanto evitar, esta sobreexposición hay que comprobar el histograma de la imagen, pues a través del gráfico nos indicará qué zonas se han sobreexpuesto.