Month: junio 2016

Trucos para hacer buenas fotos con el teléfono

36c051f26ed9944413a65608753f1fee

La llegada de los smartphones, y sobre todo la mejora en la calidad de sus cámaras, nos convirtió en fotógrafos las 24 horas del día, pues algo que nunca falta en nuestros bolsillos, mochilas o bolsos es nuestro teléfono móvil. Y pese a que la técnica se ha descuidado en los últimos tiempos, la fotografía ha ganado en espontaneidad y libertad. Sin embargo, hacer buenas fotos con el teléfono móvil tiene que ver con algunas claves y trucos que, tenidos en cuenta, nos permiten sacarle un buen rendimiento a ese aparato que siempre nos acompaña.

Conoce bien tu camera

Esta máxima funciona para cualquier cámara o aparato electrónico que tengamos, pues independientemente de la cámara es importante conocer todo lo que nos ofrece, pues funciones como el ajuste del ISO, el tiempo de exposición o el balance blancos son importantes a la hora de conseguir una buena foto. Por supuesto, estos términos tienen que ver con el lenguaje fotográfico, por lo que nunca está de más aprender un poco sobre fotografía y los elementos técnicos que la rigen.

Limpia la lente

Puede parecer una tontería, pero no lo es, pues está siempre expuesta a ensuciarse por el simple hecho de ir en un bolsillo. Limpia la lente con un paño siempre que puedas, sobre todo a la hora de hacer fotos.

¡No te muevas!

5fd2aa05d6027615daed593a1f417af7

Aunque también puede parecer una obviedad, no mantenerse inmóvil al hacer una fotografía es la causa de que cuando hacemos zoom o la vemos en el ordenador esté ligeramente borrosa o desenfocada. Por ello, céntrate a la hora de hacer una foto y no te muevas.

Utiliza el obturador de pantalla

En consonancia con el punto anterior, algunos smartphones disponen de un botón en los laterales que nos permiten apretarlos a modo de botón para sacar fotos; sin embargo, aun pulsándolo suavemente no evitamos que se genere un movimiento que acaba por desenfocar la fotografía o sacarla borrosa, así que no lo uses y opta por el obturador de la pantalla.

Las fotos muy ruidosas, en blanco y negro

Esas fotos con mucho ruido, muchos elementos y personas, y que además no disponen de mucha luz… acaban por generar mucho ruido (píxeles visibles) o imágenes de lo más variopinto, así que pásalas a blanco y negro para que se calidad mejore e incluso la propuesta fotográfica sea más original.

Cuidado con la iluminación

Fotografiar con poca luz es casi igual que hacerlo con mucha luz: no salen buenas fotos, así que no es difícil llegar a la conclusión de que los días nublados son la mejor opción para hacer muy buenas fotos. Por ello, ante mucha luz busca las sombras o colócate de espaldas al sol, pues la sobreexposición de luz no da buenos resultados.

Acércate al objeto, y ponlo al sol

Ante utilizar el zoom para que nuestro objetivo a fotografiar salga más cerca, lo mejor es acercarnos nosotros, pues utilizando el zoom lo único que estamos haciendo es ampliar la foto y recortar la imagen. Por otra parte, para darle más luminosidad a ese objeto a fotografiar, tiene que tener la luz suficiente, así que asegúrate de que esté expuesto al sol, ¡pero no te olvides de que tú tienes que estar a contraluz!

Ten en cuenta el fondo

Una vez que hemos cumplido con los puntos anteriores aún hay otra clave a tener en cuenta, pues si no lo hacemos puede echar al traste la mejor de las fotografías: el fondo. Sí, un fondo puede desmejorar el mejor de los protagonistas, así que tenlo en cuenta a la hora de tirar la fotografía y cambia de encuadre si es necesario.

Cómo fotografiar luces

Es de noche, pero las ciudades no parecen dormir y sus miles de luces nos alumbran para que sigamos con la actividad, para que nuestra jornada acabe cuando nosotros lo decidamos y no cuando la naturaleza lo imponga. Luces y más luces nos rodean, y por ello es importante aprender a fotografiar luces y ráfagas, para que la fotografía nocturna no se nos resista y le saquemos todo el partido posible. Sin embargo, no hay una fórmula exacta que nos asegure la foto perfecta, sino que todo depende de la luz que nos rodee, de la rapidez del tráfico o de los resultados que tengamos en mente; y de nuevo hay que aprender a base de ensayo y error, aunque sin duda sirve de ayuda disponer de ciertos valores desde lo que partir:

Raw

da3e9f8e7c222a96d9877f766a6b3349

Disparar con mucha luz artificial puede dar lugar a todo tipo de matices de color, por lo que es importante conseguir un correcto balance de blancos, y resulta que fotografiar en RAW nos permitirá tener un mayor control durante el trabajo de posproducción (todo buen fotógrafo ha de hacerlo).

Enfoque manual

Cuando la luz es escasa, el enfoque de la cámara puede tomarse su tiempo para hacer su trabajo correctamente, por lo que al pulsar el disparador no tirará la fotografía directamente, lo cual no nos conviene. Para evitar este posible problema lo que tenemos que hacer es enfocar manualmente, pues así nos aseguramos de que el foco se centre en esa parte más fuerte de la imagen.

ISO

481561f49d600430e56d0ce42087ff24

Fotografiar las luces de la noche es complicado, y lo último que queremos es mucho ruido en nuestra imagen, por lo que para evitar este problema tenemos que ajustar el ISO lo más bajo posible.

Velocidad de obturación y apertura del diafragma 

838eee947024fafe4d35d4dd4588cf33

Aquí, la clave, como ya dijimos más arriba, es el ensayo-error, aunque podemos guiarnos por ciertos parámetros establecidos. Lo recomendable es utilizar una velocidad de obturación de entre 10 y 20 segundos y una apertura para el diafragma de f/8, aunque por supuesto tendrás que modificar este rango dependiendo de los resultados que vayas obteniendo. Si las imágenes están sobreexpuestas hay que cerrar el diafragma (subiendo el número f), mientras que si están subexpuestas tendremos que abrirlo (disminuyendo f), aunque no podemos olvidar que esta apertura se va a reflejar en la profundidad de campo, disminuyendo si tenemos que utilizar una apertura mayor. ¿Difícil? Eso solo jugar.

Histograma

72bdf8510b18dd8615958988039cff55

Una fuente de luz demasiado intensa puede provocar que la imagen se queme, o que haya partes demasiado brillantes que desvíen la mirada de los puntos que queríamos resaltar. Para controlar, y por tanto evitar, esta sobreexposición hay que comprobar el histograma de la imagen, pues a través del gráfico nos indicará qué zonas se han sobreexpuesto.